Martiño Maseda Lozano


Fecha de Nacimiento: 28 de noviembre de 1970
Lugar de Nacimiento: Xoibán, Vilalba (Lugo)

Opinión
 Currículum

Tras estudiar EGB en una escuela unitaria mixta de su parroquia, estudió BUP y COU en el Instituto Lucus Augusti de la capital lucense. Posteriormente, realizó el primer ciclo de la Licenciatura de Filología Hispánica en el Colegio Universitario de Lugo, para completar el segundo ciclo en la Facultad de Filología de Santiago de Compostela, en la que se licenció en febrero de 1994. A pesar de eso, con el paso inexorable del tiempo advirtió que no tenía la suficiente vocación para ejercer la docencia y que la tarea de la investigación filológica le resultaba en aquel momento demasiado ardua. Lo suyo era sumergirse en el salvaje océano de la fantasía literaria, cuando sentía tal inclinación o cuando las ninfas de la inspiración decidían hacerle compañía.

Y, aunque de niño ya había relatado pequeños sucesos que no transcendieron más allá de una infantil inquietud, su andadura literaria nació en la cuna de los certámenes literarios, a mediados de los años 90, teniendo que compaginar tal afición en principio con algún que otro trabajo esporádico (distribución de prensa diaria, clases particulares...) y después con el proceso de la Prestación Social en el Museo de Prehistoria y Arqueología de Vilalba, dirigido por D. José María Ramil Soneira. Este período le sirvió para desarrollar tareas de catalogación de piezas de nuestra historia evolutiva como pueblo o de apoyo en la conservación y difusión del patrimonio histórico. Finalizada dicha etapa de labor social y cuando estaba inmerso en la realización de cursos de formación ocupacional, llegó su primer regalo literario, 2º Premio en el Certamen Xuventude-98 de Narración (1998), organizado por la Xunta de Galicia. A continuación, resultó ganador en el Concurso Ourense de Cuentos para jóvenes (1999) y también en el Premio de Poesía, O Poeta Azul de Ferrol (2000), siguiendo en el año 2001 con el 3º Premio en el Certamen Ágora Conto. Después de un año de sombras, volvió a encenderse el fulgor de las letras en el año 2003 con una mención en el IV Certamen Ágora Conto y con el 1º Premio de Poesía Pedro Alonso Morgado de Huelva.

Entre trabajos dispares, como ayudante de una industria cárnica u operario en una del sector lácteo llegó al año 2004, en el que su vida sufrió una fractura, pues un accidente de circulación estuvo a punto de costarle la vida. Después de un largo período de recuperación, fue premiado en el Certamen Literario de Vilalba (2005). Circunstancias familiares lo llevaron de un lado a otro en estos dos últimos años, sin poder centrarse en la creación de otro texto literario concreto, aunque aprovechó para ejercer de colaborador en el periódico El Progreso, primero en la sección Tribuna Chairega y después en el suplemento semanal A Chaira, en el que sigue mostrando fragmentos de su inconformista personalidad. 

Posteriormente, consiguió el 2º Premio en el Certame de Narración Curta Ánxel Fole que convoca el Ayuntamiento de Lugo, con los relatos O mercenario, en 2009, y O pensamento inerte, en 2011, siendo publicados ambos relatos en un libro colectivo. También en los años 2010 y 2011 repitió con sendos segundos premios en el Certamen Literario de Vilalba con los poemarios "Nos labirintos da alma", publicado en Espiral Maior, y "Entre as paredes do silencio", pendiente de publicación.

 Obras realizadas

En lo que se refiere al campo de la publicación, hay que añadir que se centró básicamente en una edición no venal del relato ganador junto con los accésits en el Concurso Ourense de Cuentos, la inclusión de varios textos presentados en una selección hecha por La Voz de Galicia bajo el título Relatos de Verán y algún que otro poema en revistas literarias, además de la publicación colectiva de los cuentos premiados en los distintos certámenes Ágora Conto. En 2010 obtuvo el Segundo Premio de poesía del 'CERTAME LITERARIO DO CONCELLO DE VILALBA' en su XXXVI edición.
 
Para finalizar, hay que decir que lo suyo es un modo de escribir particular, despojado de complejidades en la forma y en el contenido, con la fundamental intención de emocionar y conmocionar al que le apetezca convertirse en receptor de sus textos. Una literatura de las sensaciones más que de los conceptos.